Apagón de Wikipedia

Hace unos días nos asombrábamos con un comunicado en varios idiomas sobre el peligro que corre la “neutralidad, libertad y verificabilidad de los contenidos de la Wikipedia en Italia– al verse comprometidos con el apartado 29 del así llamado DDL intercettazioni (proyecto de ley sobre escuchas telefónicas)”.

El proyecto de ley indica que si alguien se siente injuriado por algo publicado en una página web, incluyendo blogs o medios de comunicación, ésta tiene la obligación de publicar una rectificación sin más comentarios, en un plazo de 48 horas, o arriesgarse a una multa de hasta 12.000 euros.

“Por desgracia, la evaluación de cuan perjudiciales sean dichos contenidos no estará sometida a la decisión de un Juez tercero e imparcial, sino únicamente a la opinión y sensibilidad de la persona que se percibe perjudicada”, indica el comunicado, firmado por “los usuarios de la Wikipedia”.

“La obligación de publicar entre nuestros contenidos la rectificación, según lo previsto por el apartado 29, sin poder discutir o analizar la reclamación y prescindiendo de toda verificabilidad, constituye para Wikipedia una inaceptable limitación de su propia libertad e independencia”, afirman los editores de la enciclopedia, que recuerdan que todo el mundo puede ya editar y discutir los artículos de su archivo.

La ley ha llegado al Parlamento precisamente cuando el Gobierno de Silivio Berlusconi se ve envuelto en diferentes escándalos sexuales y de corrupción, lo que le da a este proyecto de ley un tinte aún más turbio. Wikipedia advierte que aunque ahora las entradas italianas están ocultas, “queda el riesgo de que tengamos que borrarla(s) en serio”.

Así se reabre el debate sobre la democratización de contenidos en la era 2.0. Seth Godin utiliza en su libro Tribes (2008), a Wikipedia como paradigma de “tribu”, es decir, comunidad de ideas afines formada por personas que pueden estar geográficamente dispersas, pero que se encuentran conectadas. En este contexto, el liderazgo no tiene que ver con el “mando” que ejercemos sobre los demás. Nada de eso. Se trata, simplemente, de encontrar nuestros grupos afines, y de crearlos si éstos no existen. Porque hoy, gracias a la plataforma de colaboración, el viejo sueño se ha hecho realidad: cada individuo puede aportar su granito de arena para cambiar el mundo de manera efectiva.

Estoy de acuerdo con Godin en que ese fenómeno es imparable y que ya somos parte del cambio. Lo sorprendente (y preocupante) es que existan marcos legislativos y gubernamentales que hagan un esfuerzo por frenar ese proceso.

Lo leí en Baquia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: