Y el sol también vende

Los códigos QR creo que es uno de los últimos descubrimientos fascinantes y pueden ser muy versátiles. Sin embargo, si a eso le añadimos un uso extraordinario del medio pueden surgir acciones estratégicas tan bien pensadas como la que os dejo en el post de hoy.

La cadena de supermercados Emart en Seúl, había detectado un descenso de sus ventas en las horas del mediodía. Para incrementar sus ventas, decidió lanzar suculentos descuentos a sus compradores a través de un código QR muy especial, que sólo podía descargarse en las horas que comprendían el mediodía. El código QR era tridimensional y era posible escanearlo únicamente cuando el sol estaba a una determinada altura y con una cierta inclinación (es decir, en un horario muy concreto: de 12 a 1 de la tarde).

Acción muy ingeniosa que nos recuerda que un medio estático puede ser un motor en marcha para generar experiencias en los consumidores.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: