Coca-Cola o el arte de seguir sorprendiendo

Coca-Cola es paradigma de muchas cosas, especialmente en el ámbito de la comunicación y la publicidad, pero lo más significativo -en mi opinión- es su capacidad para emocionar y sorprender continuamente al consumidor.

Juegan en la liga de los grandes, pero porque merecen ese puesto y nadie puede negárselo. Un ejemplo de su tesón, brillantez y descarga de energía lo ofrecieron en una mera acción promocional, que apoyaba los JJOO de Londres. Coca-Cola, auténtica lovemark de millones de consumidores, logra además con cada una de estas acciones generar toneladas de optimismo encaminadas a fundirse en su mensaje de marca: sed felices (con litros de Coca-Cola de nuestra gigantesca máquina de vending).

Algo que a priori muchos han tachado de ñoño, frágil y muy manido; ha acabado siendo una seña de identidad de la marca que con acciones como ésta logran consolidar de una manera magistral.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: