Desmontando a un publicitario

En un blog de comunicación, no debería faltar un post de autoretrato, en el que nos preguntemos (y nos respondamos) cómo nos vemos y cómo nos ven.

Hay muchos mitos alrededor del mundo de la comunicación, pero he decidido escoger un par de ejemplos.

Del primer ejemplo se desprende qué piensan de nosotros: una especie de colectivo basado única y exclusivamente en el look and feel de Mad Men o un app creativa- de la compañía del Cupertino, como no!- .

Y el segundo, hilarante ejemplo para muchos compañeros de profesión, que muestra la esencia de nuestro oficio: trabajo duro pero con un alto riesgo de estar “enganchados” a él. Casi se me viene a la cabeza un extraordinario libro publicado en 1979 por Jacques Séguéla, No le digas a mi madre que trabajo en publicidad, ella cree que toco el piano en un burdel, donde el autor desmenuza y analiza el trabajo de los publicitarios. Un trabajo del que según Séguéla, nadie se siente orgulloso y del que es preferible hablar poco y no en público. Un guiño al sector y a todos los que nos dedicamos a él.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: