Cuestión de autoestima

Porque la experiencia del consumidor (o la consumidora en este caso) es lo que más importa, hay quien ha decidido incluir en sus bolsas un código QR que lejos de redirigirnos a la web de la marca tal, la marca cual o el vídeo corporativo de unos grandes almacenes, nos da una buena dosis de autoestima: una voz que nos recuerda lo bien que nos queda todo lo que hemos comprado.

Si había quien se atrevía a decir que los códigos QR eran la gran decepción de estos años y seguramente las acciones menos planificadas en la mayor parte de las empresas, ahora nos sobran motivos para decir que no todo está perdido con los códigos QR. Se pueden hacer “otras” cosas, que desde luego no dejan indiferente al consumidor/a y ofrecen un híbrido de consumo y entretenimiento. Viral en estado puro.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: