Cuando las marcas tocan países

En la última década hemos oído hablar a menudo de la marca España y de su crecimiento y popularidad vertiginosa así como su posterior caída estrepitosa tras la crisis. Con mucha frecuencia no nos explicamos por qué sucede eso, si como en España no se vive en ninguna parte. En realidad la marca país se conforma gracias a muchos otros ingredientes que van dando consistencia a la receta, hasta que la hacen exquisita y excelente (por utilizar una metáfora gastronómica).

Hoy me he cruzado con un ejemplo de otro país, Lituania, que justamente apuesta por el talento, la ciencia, la investigación, el apoyo al emprendedor, las infraestructuras y también (cómo no) por las marcas que han decidido invertir en el país y que añaden valor al país.

Puede que a más de uno le haga reflexionar sobre si sólo queremos ser los grandes deportitas o los que sólo podemos vender pasión y corazón (que es mucho, pero sin lugar a dudas, no lo es todo).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: