Google Maps también une personas

La historia de Saroo Brierley es asombrosa por muchos motivos. El primero y más importante, porque tras perderse en la India y acabar siendo adoptado por una familia australiana, logró encontrar a su madre biológica. El segundo, porque esta hazaña la logró a través de una herramienta como Google Maps y el tercero (pero no por eso el menos importante) porque eleva el storytelling a cualquier altar publicitario imaginable.

Saroo se quedó dormido en un tren, mientras esperaba a su hermano. Cuando despertó estaba en Calcuta, a 500 kilómetros de distancia de su casa. Sobrevivió en las calles durante un par de semanas, hasta que terminó en un orfanato, donde lo adoptaron los Bierley, una familia australiana. Fue así, como a los seis años de edad voló hasta Tasmania y desde donde comenzó su búsqueda y repaso de recuerdos, para llegar algún día (en realidad 25 años después) a recorrer las calles de su India natal y abrazar a su madre y sus hermanos.

Aunque la historia por sí sola es increíble (en el sentido estricto de la palabra) me quedo con la reflexión sobre la magia de la creación de historias y ese fondo y forma para entablar una conversación con el público.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: