El flash mob no es un fin

Casi con total seguridad uno de los grandes puntos álgidos de los flash mob se sitúe en aquella espectacular y famosa acción de T-Mobile en Liverpool Street Station (Life is for Sharing). A partir de ahí, nuestras vidas han comenzado a llenarse de esta palabrita mágica: hay agencias especializadas, grandes marcas del mass market como Samsung también se han subido al carro, y nuestro vecino pidió matrimonio a su mujer a través de un flash mob y el último gran éxito de Bruno Mars.

Para cualquier departamento de Marketing un flash mob y el número creciente de visitas en Youtube es un sinónimo de viralidad extrema y por ende de éxito asegurado, que merece ser replicado a cualquier otra marca o sector.

Y es aquí donde merece la pena preguntarse si el flash mob es un medio o es un fin. Muchos profesionales del sector lo ven como un fin y elaboran interminables estrategias para generar notoriedad para sus marcas, pero si lo pensamos bien, algo que sigue la masa, ¿tiene verdaderamente notoriedad y merece ser compartido?

flashmob

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: