Mad Jack

Ha sido recientemente el (80º) cumpleaños de uno de los grandes mitos de la publicidad (francesa y) mundial: Jacques Séguéla. Uno de los nombres que más resuenan en esta industria y en el que él lo ha sido absolutamente todo. Entre muchos de sus títulos, quizás uno de los más recordados y transgresores sea con el que Séguéla en 1979 sorprendió al mundo: No digas a mi madre que trabajo en publicidad, ella piensa que soy pianista en un burdel. Yo he de confesar públicamente que guardo un cariño especial por esa lectura obligatoria para cualquier estudiante, que aborda de manera irreverente los entresijos del mundo de la comunicación comercial y también política (no olvidemos la contribución de Séguéla a las campañas de imagen de Mitterrand).

De esta forma los chicos de Havas rindieron un fantástico homenaje al que fuese el enfant terrible de la comunicación en Francia y una de las grandes voces de la publicidad: una estatua, pero al mismo tiempo accesible, que vaya de un lado a otro y muy versátil, como siempre ha sido él. Esto fue lo que prepararon. Distinto de lo esperable, pero igualmente entrañable. Éste fue su regalo. Gratitud en estado puro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: