Yo también encontré el amor de mi vida en un supermercado

Es de obligada mención en cada sesión sobre marketing y técnicas de venta el más que conocido fenómeno del Big Data. Cantidades ingentes de información, rastros, que dejamos y que delatan nuestros sentimientos, gustos, hábitos, manías e incluso amores futuribles. Sí, como habéis oído, hipotéticas pasiones, que pueden deducirse de los hábitos de consumo.

Esto ha puesto en evidencia la marca británica Tesco tras realizar un test de parejas a partir de su cesta de la compra. Bien pensado, si el momento compra en el supermercado no es traumático, sino todo lo contrario, ya está mucho hecho en una pareja. Acción táctica previa a San Valentín que pone en valor la importancia del componente emocional de la marca. Algo aparentemente alejado de una marca de supermercados y que sin embargo no es así. Nuevas maneras de innovar, combinar atributos de marca -aparentemente muy alejados, puesto que una cadena de supermercados no es a priori emocional- y que sin embargo, impactan en el consumidor y construyen una nueva pero particular identidad.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: